CUMPLIMIENTO LISMI

Ayudamos a empresas con el cumplimiento de la LISMI, únete y colabora con la integración de personas con especiales dificultades

La LGD es la ley vigente aprobada en 2013 que refunde la antigua Ley de Integración Social del Minusválido (LISMI) de 1982, entre otras. Establece que todas las empresas españolas públicas y privadas con un equipo de 50 o más empleados deben reservar el 2% de la plantilla a personas con un grado de discapacidad igual o mayor al 33%.

Normativa: Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social.

MEDIDAS ATERNATIVAS

El Real Decreto Legislativo 364/2005 de ocho de abril, establece una serie de medidas alternativas para el cumplimiento de esta ley:

  • Contratación de un centro especial de empleo, o de un trabajador autónomo con discapacidad, para el suministro de materias primas, maquinaria, bienes de equipo o cualquier otro tipo de bienes necesarios para el normal desarrollo de la actividad de la empresa o para la prestación de servicios ajenos y accesorios a la actividad normal de la empresa.
  • Donación o acción de patrocinio de carácter monetario a entidades sin ánimo de lucro. Las fundaciones o asociaciones de utilidad pública beneficiarias deben tener como objeto social la formación profesional, la inserción laboral o la creación de empleo en favor de las personas con discapacidad, y permitir la creación de puestos de trabajo y su integración en el mercado de trabajo.
  • La constitución de un enclave laboral, previa suscripción del correspondiente contrato con un centro especial de empleo.

VENTAJAS DE CONTRATAR A UN CEE

Ventajas económicas: Deducciones de la cuota de Seguridad Social, ayudas para la adaptación al puesto de trabajo, subvención para el mantenimiento del puesto de trabajo, etc.

Ventajas contratación

Además de cumplir la ley, realizas una labor social de cooperación con personas en riesgo de exclusión social, que sufren graves dificultades. A través de dichos fondos favoreces  la formación, la integración laboral, la creación de puestos de trabajo, la eliminación de barreras arquitectónicas y el fomento y desarrollo de competencias útiles para este colectivo.

Por ello, las empresas colaboradoras, ofrecen una imagen solidaria a la sociedad y al resto de las empresas; sirven de ejemplo y dan a conocer la labor que se desarrolla en pro del colectivo de personas con discapacidad y contribuyendo en la creación de igualdad de oportunidades.

“La única discapacidad en la vida es una mala actitud”

Scott Hamilton

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.pincha aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies